Cómo nace SOYDEPALA

El concepto que al tiempo se convierte en SOYDEPALA nace cuando Idair decide darse un paseo en bici por Asia, entre los años 2014 y 2016. Allí, pasó por delante de las fábricas de confección de India y Camboya, entre otras, y empezó a investigar a fondo los detalles de la industria textil. Algunos detalles de esta investigación fueron publicados por Fashion Revolution.

Coste de vida vs salarios en camboya (100euros al mes),

Tras casi dos años de pedaleo, Idair regresó a España, con la idea (no tan clara) de intentar montar algo que mejorara la situación, a través de una marca en la que la cadena de suministro que normalmente se oculta quedase totalmente expuesta. Para ello, decidió seguir profundizando, y ese mismo año 2016 viajó a la India a intentar conocer a los proveedores. Allí, tuvo la suerte de conocer a un hombre de su edad, Deepak, otro ingeniero dedicado a su pequeño negocio de impresión digital en textil. Gracias a Deepak, Idair tuvo la oportunidad de visitar y conocer a decenas de proveedores de la zona, así como de hablar con los trabajadores y conocer al detalle sus condiciones de trabajo.

Deepak se interesó por la propuesta de Idair de crear una marca con un fin claro: el de aumentar los salarios de los trabajadores y con ello sus condiciones de vida. Es decir, en lugar de aprovechar la globalización para producir ropa a bajos precios en países asiáticos y obtener mayores beneficios, quisimos aprovecharla como motor de cambio de esos países, reduciendo nuestros márgenes.

Y así, con el tiempo (fueron dos años de sí no sí no…), nació YOSOYPALA, en honor a La isla de Aldous Huxley (lectura muy recomendada, por cierto).


Foto tomada al paso por unas plantaciones de algodón en Karnataka, India.